Conocimientos Tradicionales para Seguridad Alimentaria

No comments exist

Conocimientos Tradicionales para Seguridad Alimentaria

¿Cómo las comunidades indígenas pueden tener respuestas claves para acabar con el hambre?

Alrededor del mundo, un estimado de 400 millones de agricultores provenientes de pueblos indígenas y comunidades locales aplican sus conocimientos tradicionales a prácticas cotidianas (FAO, 2009). Dicho conocimiento ha sido adquirido y transmitido a lo largo de siglos, y ha ido evolucionado conforme el paso de generaciones e interacciones.

La identidad misma de los pueblos indígenas está indisolublemente conectada con la tierra y sus elementos; la naturaleza se concibe como otro ser vivo en el que todas las partes están interrelacionadas. Del mismo modo, la concepción del mundo no es estática, sino dinámica: Es en la interacción e intervención continua con el medio ambiente que una sociedad logra desarrollar medios de vida sostenibles incluso en las condiciones ambientales más frágiles. El sistema de conocimiento indígena refleja estas dinámicas y organiza la sabiduría popular de la flora y la fauna, las creencias culturales y la historia (Gutiérrez y Fernández, 2010). A fin de cuentas, la palabra “Agricultura” es una fusión de los términos agro y cultura, y son estos los que generan la herencia bio-cultural única y propia de los diferentes grupos de población, comunidades y ecosistemas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación -FAO- destaca la importancia de contar con los pueblos indígenas como aliados estratégicos en la lucha contra la inseguridad alimentaria. Así lo establece su Política sobre Pueblos Indígenas y Tribales (2010), al reconocer que los sistemas agro-alimentarios desarrollados por estos pueblos, sus dietas tradicionales y sus sistemas de producción y gestión sostenible de los recursos naturales constituyen un patrimonio invaluable para alcanzar un mundo sin hambre.

Entonces, ¿De qué modo concreto contribuye el conocimiento tradicional indígena a la seguridad alimentaria? A continuación, algunos ejemplos.

Prácticas Agrícolas Sostenibles

La planificación sobre el uso de la tierra para la producción de alimentos utiliza algunos lineamientos específicos derivados de prácticas ancestrales. Por ejemplo, la rotación de cultivos es la práctica de alternar diferentes especies botánicas en un mismo terreno durante ciclos diferentes, buscando preservar la capacidad productiva del suelo, minimizando plagas y enfermedades, y aumentando la capacidad de almacenar carbono. Del mismo modo, el intercalado de cultivos constituye un sistema tradicional en el que, al combinar más de dos cultivos en el mismo espacio, se logra maximizar el uso de la tierra y conservar la biodiversidad (al atraer una variedad de insectos, mismos que minimizan las plagas y aumentan la materia orgánica del suelo).

Gestión y conservación de la biodiversidad

El 80% de la biodiversidad del planeta se encuentra en territorios indígenas; y los pueblos indígenas han sido custodios de esta biodiversidad por siglos. De generación en generación, los pueblos indígenas han compartido conocimientos tradicionales asociados a la conservación de la biodiversidad y el valor nutricional de ciertas especies, el tipo de especies que crecen en ciertos climas y tipos de suelo, así como sus tiempos de maduración.

No obstante, con el paso de los siglos y diferentes procesos de colonización, los agricultores han llegado a depender de cultivos en muchos casos importados y no adaptados a las condiciones locales, olvidando o haciendo a un lado muchos de los conocimientos ancestrales anteriormente mencionados. Si bien el monocultivo de semillas genéticamente uniformes ayuda a aumentar el rendimiento y satisfacer las necesidades inmediatas de una sociedad en constante crecimiento, las variedades de alto rendimiento también son genéticamente más débiles. El re valorizar y promover el cultivo de variedades locales, mejor adaptadas a un clima cambiante, garantiza un mayor aprovechamiento de recursos, a la vez que se salvaguarda la soberanía alimentaria y la seguridad alimentaria de muchos pueblos. En efecto, el artículo 8J del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) hace referencia a la importancia de respetar los derechos de los pueblos indígenas a usar, poseer y controlar sus territorios tradicionales y conocimientos asociados con miras a proteger la biodiversidad.

Aprovechar el conocimiento indígena; impulsándolo con tecnologías y conocimientos modernos, incluyéndolo en el diseño e implementación de políticas y programas, representa una oportunidad única e invaluable para poder avanzar hacia un mundo sin hambre. A la misma vez, provee un sentido de respeto, reconciliación y apropiación para con las comunidades que han sido histórica y sistemáticamente marginadas.

 


Sobre el Autor

Ana Paula Bedoya  es Asistente de Programa para el Programa Global de la Naturaleza para el Desarrollo, del PNUD

 

Para encontrar más artículos, visita el Equator Blog

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *